Piden alambrar La Cébila para evitar animales en la ruta

El pedido fue realizado a Vialidad Nacional hace un año. El tramo es toda la quebrada, donde los animales salen a campo abierto.

Ema del Valle Vega, puestera de Ambato,  dio a conocer que hace un año que espera, junto con otros lugareños que viven en el campo de esta zona, una respuesta de Vialidad Nacional a un pedido de alambrado para la quebrada de La Cébila, por considerar que es peligroso el campo abierto de ambas faldas del cerro por la presencia de animales sueltos que caminan kilómetros hasta la ruta. Aseguró que los pobladores deben pagar altas sumas de dinero por cada animal suelto y desde la entidad nacional le comunicaron que existe un proyecto de cerramiento en la zona pero no avanza hace años.

El tramo que Vega pide alambrar es toda la quebrada, ya que actualmente está perimetrado hasta el empalme de la ruta nacional 60 y la ruta nacional 38, y que luego serían más de 60 kilómetros sin resguardo, lo que causa accidentes de tránsito cuando un animal se escapa; también se evitarían los constantes robos que padecen los pobladores.

“Somos varios los puesteros cercanos a La Cébila que pedimos y tenemos este problema. Me presenté en Vialidad Nacional delegación Catamarca hace un año para preguntar qué podíamos hacer y me contestaron que nada. Luego llamé a este organismo y me dijeron  que el alambrado, según la altura y  la zona que les informé, estaba hecho, pero no es así. También, conociendo la realidad, me presenté en  la delegación en la ciudad y hablé con un ingeniero Miranda, y me dijo que habían realizado el pedido pero que no había nada hasta la fecha; esto hace unos meses atrás. Lo que nosotros queremos es que alguien nos diga qué posibilidades existen para que se agilice el alambrado y queremos saber qué podemos hacer como puesteros ante la situación que estamos pasando. La policía nos cobra 2 mil pesos por animal que encuentra en la ruta y es campo abierto, no sé si esto corresponde o no, pero ellos hacen recorridos y nos llevan los animales. Es decir, es su trabajo pero los animales caminan kilómetros y salen por zonas que no nos corresponden alambrar a nosotros”, se quejó Ema.

Manifestó que existe alambrado realizado hasta el empalme mencionado y luego comienza nuevamente cuando termina la quebrada, y que por el cerro no habría tantos kilómetros por cerrar.

“Cuando La Cébila termina comienza otra vez el cercado, porque mucha gente tiene animales en toda la provincia en diferentes campos. El campo de esta quebrada es fiscal, las tierras deben ser alambradas por Vialidad, dice una ley, mientras el derecho y obligación de quienes pagamos derechos de campo lo cumplimos. Si Vialidad Nacional, o la entidad que le corresponda, alambra la zona se disminuirían los accidentes de tránsito, no todo es nuestra responsabilidad. Si el alambre cubre las orillas de la ruta los animales no saldrían”, advirtió. Finalmente, dijo que los puesteros se organizan para ver qué acción pueden tomar, ya que como puesteros cumplen con el pago de los impuestos pero deben destinar mucho dinero para recuperar los animales que estando en el campo suelen caminar y traspasar los límites hasta llegar a la ruta.

ARIEL VERA

COLABORADOR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.