Alumnos pidieron al Papa que “interceda” porlos casos de suicidio en Andalgalá

La docente Paola Vergara Maidana, que enseña Historia y Ciudadanía en la escuela secundaria N° 82 de Andalgalá, redactó junto a sus alumnos una carta dirigida al Papa Francisco para que “interceda” por los casos de suicidio. La iniciativa surgió mediante un proyecto trabajado por los estudiantes denominado “La estadística en las ciencias”, a partir del que detectaron el creciente número de suicidios de jóvenes andalgalenses

La nota al Sumo Pontíce de la iglesia católica estuvo motivada por una nueva víctima que se cobró el suicidio en la Perla del Oeste. Cabe recordar que el domingo fue encontrado, en el interior de una vivienda ubicada en la avenida 2 de Abril, un joven enfermero que tomó la terrible determinación. Vergara Maidana comentó a El Esquiú.com que la carta ya fue enviada al Vaticano. En ella expresan su pedido para que el Papa, con sus oraciones, “interceda” para que no se sigan perdiendo las vidas de los jóvenes. Texto de la carta La carta enviada al Papa Francisco expresa: “Hoy tengo el honor de escribirle, aunque no lo conozco, para decirle que lo admiro por su valiente labor de difundir la doctrina católica y de su ejemplo de vida ante todo el mundo ayudando siempre a los que más necesitan. Pero hoy le escribo ya que me encuentro muy triste”. “Mientras deslizo mi lapicera, no puedo evitar que caigan lágrimas por mi cara ante una nueva víctima que se ha cobrado el suicidio en nuestro departamento Andalgalá, provincia de Catamarca, que tiene una tendencia en aumento, según datos de Unicef. Con base en estadísticas brindadas por el ministerio de Salud de la Nación, la nuestra es la tercera con mayor número de suicidios, situación que nos entristece y nos llena de angustia e interrogantes sobre el tema suicidio adolescente”, señalan en la misiva.

Además, apuntan: “Querido Papa Francisco, por favor interceda por nosotros, con sus oraciones, ante Dios y la Virgen del Valle, nuestra patrona, para evitar que se sigan perdiendo vidas de nuestros queridos jóvenes y para buscar otros caminos, para comenzar a movilizarse, para crear espacios de diálogo y escucha, para no sentirnos tan destrozados ante la partida de una vida tan joven y con tantas cosas por hacer, tantos proyectos y sueños que no podrán ser”. “Seguramente nuestras oraciones y las suyas, Sumo Pontíce, ayudarán a los que ya partieron a estar más cerca de Dios en el cielo y ayudarán a calmar sus angustias y las nuestras, y nos darán fuerza de seguir a pesar de tanto dolor y ante tantas preguntas sin respuesta y tanta culpa ante semejante situación. Su intermediación nos ayudará y nos animará a ser valientes para tratar de hacer algo por el tema, a generar cambios de mejores tiempos, en que nuestros jóvenes no estén tan tristes y con ellos toda una sociedad que llora lágrimas de sangre y desconsuelo”, expresan. Por último, señalan en la carta: “Quiera el Sumo Pontíce, como un padre, volver la mirada a nosotros y extender sus manos, que como hos acudimos al abrazo tierno pero fuerte para no sentirnos tan desamparados”.

Línea de prevención Quienes necesiten ayuda y/o contención, pueden comunicarse a la línea gratuita 135 de Prevención del Suicidio. Ante un caso extremo, también se puede llamar a la línea 107 del SAME.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.